Energía solar para el autoconsumo

domotica
Aplicaciones de la domótica
mayo 15, 2018
tipus
¿Cuáles son las fuentes de energía renovables más utilizadas en nuestro país?
julio 16, 2018

Ya lo dijo Nicola Tesla hace más de un siglo, y es que este ingeniero y visionario, anticipado a su tiempo, apuntó hacia 1890 que, si fuéramos capaces de recoger la energía solar que recibe el desierto del Sahara, podríamos abastecer las necesidades energéticas de todo el mundo para más de una generación. De este modo, hoy en día no, por la falta de recursos, pero seguramente las generaciones venideras de hijos y nietos sería capaces de vivir sin tener que pensar en el consumo eléctrico de sus vidas.

La realidad nos sume en la decepción de que esta alocada idea que Tesla confesó en su momento no ha sido, aún, llevada a cabo. Ni los ingenieros actuales están tan locos, ni los recursos para afrontar el enorme gasto económico que supondría se encuentran a disposición. Aunque si contamos con la tecnología suficiente para poder abastecer las necesidades energéticas de una vivienda media en España.

Gracias al buen enclave geográfico en el que se encuentra situado nuestro país, gozamos de una provechosa optimización para el uso de la energía solar. Sólo debemos saber como sacar partido a esos recursos y disfrutar de las múltiples ventajas de tener el control en el consumo energético de nuestro hogar.

Por eso hoy, en esta nueva entrada en el blog de Ainfar S.L, queremos presentaros algunas ideas y consejos sobre instalaciones solares fotovoltaicas que os permiten generar electricidad para el autoconsumo de vuestra vivienda familiar, sin necesidad de depender de una red eléctrica de distribución y suministro, y la situación actual en la que nos encontramos.

Burocracia y economía, las grandes trabas

El sistema fotovoltaico está llamado a marcar un punto y aparte en el orden energético actual, pero el precio y las trabas burocráticas siguen siendo los principales inconvenientes para que el ciudadano medio de a pie instale placas solares en su casa. Los últimos avances en materia sobre la nueva legislación que debe ayudar a seguir hacia delante por un país sostenible están en marcha, pero sus procedimientos no han terminado de dejar claros algunos de sus puntos, hecho que provoca el actual retraso.

La regulación que sienta las bases de la situación que vive la energía solar para el autoconsumo en España, aprobada por el Consejo de Ministros, detalla varias incongruencias que todavía no han sido entendidas (impuesto al Sol) y algunas prohibiciones, como la de instalar un único generador que conecte a varios consumidores, eliminando la posibilidad de instalar placas solares en edificios de varias viviendas; que han frenado los avances hacia un país mucho más respetuoso con el medio ambiente y su ahorro energético a nivel nacional. Además, también existen las obligaciones a cumplir como el hecho de disponer de un tejado apto para la instalación de placas fotovoltaicas.

Sin embargo, para la mayoría de los consumidores que se plantea optar por este modelo de consumo energético, invirtiendo en un proyecto que le supondrá una reducción (a medio plazo) en la factura de la luz; el principal factor que sigue condicionando su decisión continúa siendo la cartera. ¿Cuántas placas son necesarias?, ¿qué inversión supondría el cambio hacer? y ¿cuánto y cuándo empezaré a ahorrar?

¿Merece la pena la inversión?

La realidad es que son muchos los factores que inciden en dar una respuesta clara y concreta a esa pregunta. Lo que si podemos afirmar es que el autoconsumo sólo es viable siempre que el consumidor pueda ajustar su consumo a las horas de sol (es decir, aprovechar las horas diurnas y la energía solar para realizar la mayor parte de tareas que requieren de un mayor consumo) o, en su defecto, instalar una batería que les permita almacenar esa energía y utilizarla cuando mejor convenga, algo que encarece, sin lugar a duda, la inversión.

Cualquier instalación de autoconsumo puede realizarse desde 6.000 euros, de los cuales un 35% corresponde al precio de las placas, otro 35% a los costes y gestiones administrativas y el 30% restante a el trabajo realizado para su instalación. Por ello, el periodo de amortización en un hogar asciende de media a unos 16 años, con un pequeño margen respecto a los 20 o 25 años de garantía de la instalación.

CLOSE
CLOSE