La primera carretera solar del mundo

led
Luces LED para piscina
febrero 15, 2018
apps
4 apps para controlar el consumo de la luz
abril 16, 2018
Ver todo

La primera carretera solar del mundo

carretera solar mundial

Aunque pueda parecer mentira, han sido los franceses los pioneros en desarrollar la primera carretera solar del mundo. Un tramo de un kilómetro de extensión en la región de Normandía, en la que el asfalto, en lugar del tradicional pavimento, está recubierto por unas placas fotovoltaicas especiales, que soportan el peso de los vehículos, las cuales generan electricidad a partir de la luz solar. Este proyecto precursor prevé alimentar el alumbrado público del pueblo de Tourouvre-au-Percheen donde está instalado el carril, que cuenta con 5.000 habitantes.

Ha habido, además de ésta, otras experiencias piloto de carreteras solares como las pruebas realizadas en Estados Unidos, o el ejemplo más cercano en Holanda, donde desde hace más de un año se instaló un tramo de carril bici con un suelo cubierto por placas solares. El trecho de carretera inaugurado en Francia, pero, es el primero del mundo en abrirse al tránsito de vehículos a motor.

Por el momento, este ha sido el hito más comentado por los promotores del proyecto, quienes no dudan en destacar que los paneles solares utilizados se han concebido especialmente para poder soportar el peso de cualquier vehículo, incluido el de camiones, y garantizar la adherencia de los neumáticos. De este modo, se abre un nuevo horizonte en la reutilización de la energía y el uso de las energías renovables con el que se pretende poder abastecer la totalidad del país y lograr la independencia energética en los próximos años, pues las autoridades francesas estudian extender este experimento a unos 1.000 kilómetros de carreteras, lo que supondría el alcance de este objetivo energético único.

El mundo ecologista en contra

Tras la presentación mundial del tramo de carretera normando, diversas organizaciones ecologistas han puesto el grito en el cielo criticando duramente el proyecto, pues consideran que el coste total de la inversión, cinco millones de euros, es desorbitado para la cantidad de energía que puede llegar a producir.

Los primeros cálculos indican que el precio del kilovatio producido en esta vía solar es de unos 17 euros, frente al 1,30€ que se genera en una instalación fotovoltaica común en el tejado de cualquier vivienda. Y es que, según los expertos, las instalaciones algo inclinadas son más eficientes a la hora de producir electricidad, mientras que ésta, al encontrarse totalmente en posición horizontal, presenta una clara desventaja.

El vicepresidente de la Red para la Transición Energética (CLER), Marc Jedliczka afirmó al diario Le Monde que “sin duda es un avance técnico, pero para desarrollar las energías renovables hay otras prioridades que este juguete del que sabemos que es muy caro, pero no si funciona bien; sin contar con cuál será la resistencia real de estos paneles al paso de los vehículos, el clima y otras circunstancias”.

Por el contrario, la ministra de Medio Ambiente, Ségolène Royal, encargada de inaugurar la infraestructura, aseguró que se trata de una idea que va en la línea de la transición energética del país hacia las energías renovables. Una línea que seguir, hacia la que intentan ir también el resto de países. Además, los responsables del proyecto sostienen que el tramo inaugurado es una prueba real de lo que se pretende en un futuro -a no muy largo plazo- y que el precio de la infraestructura disminuirá a medida que se incremente la demanda, hecho que supondrá el abaratamiento del coste de la energía producida. Los pronósticos auguran que en 2020 el precio del kilovatio producido en la carretera solar será semejante al de cualquier otra planta fotovoltaica.

La independencia energética tiene que llegar

La concienciación del uso de las energías renovables, ya no a nivel doméstico, sino a mayor escala, influyendo en la independencia energética de un país, dice mucho de éste. Parece ser que, de momento, en España, no se han llevado a cabo pruebas similares, pero esperemos que el planteamiento por parte de las organizaciones y entidades gubernamentales exista, pues supone un auténtico ahorro económico que, sin lugar a duda, favorece también a nuestro respeto por el medio ambiente.