Las carreteras del futuro

sost isla
El Hierro: una isla sostenible
noviembre 15, 2017
bombillas
¿Qué bombillas debo escoger para ahorrar en mi hogar?
enero 15, 2018
Ver todo

Las carreteras del futuro

carreteras

Se habla mucho, en la actualidad, de los niveles contaminantes que el parque automovilístico está causando en importantes áreas pobladas con un alto porcentaje de movilidad de vehículos. Grandes capitales nacionales como Madrid o Barcelona han comenzado a gestionar restricciones de tránsito y, también, ha habido novedades cuanto a la prohibición en la circulación en carreteras de ciertos automóviles según la tipología de combustible que usan. En un futuro no muy lejano, la imperiosidad de usar coches eléctricos que no emitan gases contaminantes se va a convertir en un auténtico problema para todas aquellas familias que no sepan cómo hacer frente al coste de adquirir un nuevo vehículo y, además, poder circular con éste con plenas garantías y sin el temor a quedarnos sin batería.

La solución para todos ellos ya existe en la mente de los más ingeniosos y es que parece ser que muy pronto van a empezar a promoverse las carreteras recargables.

¿Qué son las carreteras recargables?

Las carreteras recargables son un sistema de recarga automático, altamente eficiente, que usa campos magnéticos en la vía para transmitir corriente eléctrica sin necesidad de cables. Una nueva tecnología wifi que nos permitirá rodar sin tener que sufrir por el consumo de nuestro vehículo.

¿Cómo funciona? Sencillamente, por medio de la reconocida técnica de la resonancia magnética, dos bobinas de cobre se acoplan para resonar en la misma frecuencia. Una de ellas, la fuente, se encuentra conectada a la corriente eléctrica que genera el campo magnético a su alrededor y permite el intercambio inalámbrico de energía con el receptor, limitado, por el momento, por la distancia entre ambos puntos, pues ésta no puede ser muy extensa.

El modelo de autopistas pensado que han desarrollado los investigadores de la Universidad de Stanford (USA), vislumbra carreteras en las que la propia vía dispone de una serie de bobinas de cobre (las anteriormente denominadas fuente) que se encuentran conectadas a la corriente eléctrica. Por su parte, los coches deberían llevar acopladas en la parte posterior sus propias bobinas, de modo que se generara esa resonancia magnética, y por lo tanto se recargara el vehículo, mientras circulan. Los campos magnéticos que se crean mediante este método de acción transferirían electricidad constante mientras el coche se desplaza por la vía para cargar la batería de los vehículos.

Una realidad beneficiosa

Los coches eléctricos son el futuro. Desde hace unos años el auge de las marcas que destina sus recursos al desarrollo de mejores tecnologías para implementarlas en nuevos vehículos de almacenamiento eléctrico se ha multiplicado. Volkswagen, por ejemplo, está trabajando en ofrecer toda la gama de vehículos a disposición del consumidor, tanto a motor de explosión como en formato eléctrico, para el año 2025.

El Reino Unido es quien ha comenzado, aquí en Europa, a realizar las primeras pruebas para testar la idea. Según las fuentes y en base a los resultados obtenidos, si las pruebas resultan favorables, muy pronto el objetivo de reducir las emisiones contaminantes (un 80% en el año 2050) y cooperar con el medio ambiente a través del mercado de vehículos de bajas emisiones, será una realidad que beneficiará tanto al sector automovilístico, con lo que se generarían nuevas campañas de empleo, como a la mejora en el uso de una tecnología compatible, respetable con aquello que nos rodea.

CLOSE
CLOSE