¿Qué bombillas debo escoger para ahorrar en mi hogar?

carreteras
Las carreteras del futuro
diciembre 15, 2017
led
Luces LED para piscina
febrero 15, 2018
Ver todo

¿Qué bombillas debo escoger para ahorrar en mi hogar?

bombillas

Un estudio ha revelado que España es el cuarto país europeo en el que más cara se paga la luz por detrás de Dinamarca, Alemania e Irlanda. Dado que el nivel adquisitivo de estos países no tiene nada que ver con la situación económica española, se hace todavía más patente la concienciación de ahorrar y buscar la manera de reducir, céntimo a céntimo, el importe de las facturas que nos llegan a final de mes. Son muchos los elementos y utensilios que se aprovechan de la electricidad en casa: vitrocerámicas, robots de cocina, lavavajillas, televisión, calentadores de agua, aires acondicionados, calefacciones… El consumo eléctrico frente al momento de auge y necesidad tecnológica es cada vez más elevado en todos los hogares.

Por eso, una de las primeras medidas que podemos tomar para ayudar a nuestra particular economía y reducir el importe final en la factura de la luz, es la de cambiar los sistemas de iluminación, es decir, sustituir nuestras antiguas bombillas por las opciones más novedosas y de ahorro energético que nos presenta el mercado.

Las bombillas incandescentes dejaron de fabricarse en 2012. Tras este adiós a los filamentos de cobre, las bombillas que actualmente se producen en España son todas de bajo consumo. Tenemos a nuestro alcance, pero, distintas opciones que aportan un mejor rendimiento, un menor consumo y una calidad superior. Por eso hoy, desde esta nueva entrada en nuestro blog, queremos presentaros esas opciones y ayudaros en la elección de las bombillas que deberíais escoger para ahorrar en vuestro hogar.

LED, la bombilla por excelencia del ahorro

La tecnología LED supone el sistema más eficiente que hoy en día podemos encontrar. Estas bombillas se caracterizan por su bajo consumo y su extensa vida. La más importante de sus ventajas es su alta eficiencia energética y que son ecológicas. Su precio, en contraposición, parece alto, pues suelen costar unos siete euros, pero el ahorro energético es más que evidente. Además, disfrutan de muchas prestaciones y ventajas que nos ayudan a ahorrar y a no contaminar: no contienen mercurio, no emiten calor, existe una enorme variedad de potencias y colores…

No obstante, hay algún pero. Aunque no contenga elementos como el mercurio, que son los principales causantes de la degradación de nuestro ecosistema, estas bombillas son más nocivas que otras de las alternativas de bajo consumo existentes, dada la cantidad de materiales diferentes que se utilizan en su fabricación (bromo, silicio, arsénico, fósforo, aluminio, germanio, galio, indio, nitrógeno…).

Las primeras bombillas de bajo consumo

Denominadas así por su incuestionable rol, las bombillas de bajo consumo son también denominadas lámparas fluorescentes compactas. El funcionamiento de éstas es similar al de los fluorescentes de tubo, sólo que usan entre un 50 y un 80% menos de energía y producen la misma cantidad de luz. Gracias a su auge inicial, este sistema de iluminación es, en la actualidad, el más extendido en nuestro país: un 86% de los hogares españoles lo utiliza.

Como las bombillas LED, su vida útil es también mucho más larga, por lo que su precio sigue siendo algo superior. Y del mismo modo que sus predecesoras, tienen sus inconvenientes. Igual que los tubos fluorescentes, estas bombillas no dan toda la luz que pueden emitir en un primer momento; no es hasta pasado un rato que alcanzan la potencia oportuna. El principal hándicap, sin embargo, es que este sistema de iluminación de bajo consumo contiene una pequeña porción de un gas que, a su vez, contiene mercurio (entre 3 y 6 mg) hecho que las convierte en un residuo peligroso.

¿Cuál es mejor?

La verdad es que ambas opciones son una evolución en toda regla de las antiguas bombillas que utilizábamos en casa. Ahora, según el uso y la importancia que le demos en nuestro hogar a las bombillas, podemos optar por una u otra y comenzar a ahorrar de una forma sencilla en nuestra factura de la luz a partir de hoy mismo.